Páginas vistas en total

domingo, 8 de agosto de 2010

32ª etapa Venta Gaeta-Cortes de Pallás

21 de febrero de 2010




- Distancia: 15,24 km.

- Tiempo total con paradas: 5 h 15 m

- Ascenso acumulado: 363 m.

- Descenso acumulado: 691 m.

- Altura máxima.: 814 m.

- Altura mínima: 342 m.

-Valoración 8 (se queda en 8 por hacer mucho tramo por carretera)





Buen descanso en la casa rural de Venta Gaeta, hemos ido a desayunar al bar “Iranzo”, hace un frío que pela pero no llueve aunque el cielo está muy gris y estamos de nuevo bajo amenaza de temporal. Salimos de desayunar y comienza a llover así que de partida colocamos los cubre mochilas y nuestra parkas y capas y nada más que salir del pueblo comenzamos a subir a la parte superior de la Muela de Albeitas, llueve bastante, caminamos entre monte bajo por una senda, algunos pinos en el ascenso, ya en la planicie superior seguimos por senda hasta desembocar en una pista, el camino de Casas del Herrero que seguimos durante un trecho hasta llegar al borde de un barranco con preciosas vistas: la muela de Cortes con su impresionante balsa y un espectacular tubo que baja hasta una central térmica, y del río Júcar . A pesar de la lluvia perdemos un tiempo que bien merece la pena para disfrutar del paisaje, el camino de descenso es muy bonito observando las curvas del río Jucar, serpenteando por un profundo cañón. Llegamos a una pista inferior y de esta a otra asfaltada que desemboca en la carretera CV-428. A partir de aquí y durante 8 kilómetros iremos por carretera hasta terminar en Cortes de Pallás. En una construcción abandonada y semiderruida hacemos una parada para descansar y comer, no deja de llover. Después del descanso seguimos bajo la lluvia, el descenso del barranco con tanta agua y vegetación nos ha calado hasta los huesos. Al llegar a un mirador la vista es espectacular del Júcar y del puente que lo cruza que penetra en un túnel taladrado en mitad de la pared del barranco, a la derecha Cortes de Pallás en el alto del cortado y el Júcar con su agua intensamente verde. Descendemos, cruzamos el puente y entramos en el túnel de un cuarto de kilómetro. Salimos del túnel, seguimos la carretera, hacemos un corto ascenso y entramos en la bonita localidad de Cortes de Pallás, con sus calles estrechas y aromas moriscos, debe de haber fiestas, hay un mercado medieval y algunas actuaciones de grupos de tambores. Nos quedamos en la pensión “Fortunato” amplia habitación y cómodas camas, aunque el cuarto de baño lo tiene fuera, pero muy económica, buena cena también en el bar restaurante “Fortunato” que se ve que por el nombre pertenece al mismo dueño, y muy bien de precio.